La sequía y el aumento del precio del cereal ahogan a los ganaderos de ovino a pesar del histórico aumento del precio del cordero